La curva de la normalidad.


En esta semana me gustaría hablar sobre un término que se ha venido escuchando poco pero al mismo tiempo, es bastante usado en términos de avances tecnológicos. Me refiero a la Curva de la normalidad. ¿Qué es? Bueno, básicamente es el impacto que tiene un nuevo descubrimiento o avance tecnológico dentro de los laboratorios de pruebas, de desarrollo, de innovación, etc. Hasta que se vuelve mundano, simple, cotidiano y al alcance de todos.

Para ejemplificarlo me gustaría comparar la Inteligencia Artificial (IA) con la tecnología en la nube. En un principio la tecnología en la nube era algo hasta cierto punto codiciado, que los pocos más hábiles llegaron a considerar el correo electrónico cuando se logró adjuntar archivos, como los primeros medios de respaldo en la nube, incluso antes de se le denominara de esa forma. Hoy en día la computación en la nube permite que la tecnología llegue a lugares más rápido, un proceso que una vez tomó décadas se ha reducido a años y meses e incluso días.

Poniendo en contexto el termino de “La curva de la normalidad” ´podemos decir que las nuevas tecnologías comienzan su ciclo de vida como un destello de inspiración, como un pequeño gesto artístico. Después de sobrevivir esta iniciación, es entonces que la percepción se establece formalmente como ciencia revisada por pares y contemporáneos, es decir que se comienzan a establecer avances y diferentes usos para este descubrimiento, idealmente claro está, que todo es y debe ser a un costo rentable con fines de investigación científica y de avances tecnológicos. Finalmente, la demanda del mercado incita a las personas a hacer las cosas aún más baratas, por lo que son productos masivos asequibles, aquí es cuando se normaliza y se estandariza su uso y su conocimiento deja de ser para solo unos cuantos entendidos en la materia.

Esto es lo que le está sucediendo a la IA actualmente, nos encontramos avanzando de manera acelerada en esta curva de la normalidad, atravesando la de la experimentación y la ingeniería masiva y a diferencia de hace muchos años, la percepción ha cambiado mucho en cuanto a los usos de las nuevas innovaciones tecnológicas, expertos en diferentes áreas coinciden en que los diferentes usos de la IA pueden revolucionar aspectos de análisis de datos, investigación y búsqueda, todo para lograr una ayuda para la tomad de decisiones más acertada, toda esta aceptación e innovación ya no suena tan inesperada ni tampoco se vislumbra muy lejos.

Google por ejemplo está acelerando conscientemente el proceso, al lanzar tecnologías de AI de código abierto como el marco TensorFlow, o el sistema operativo Android de código abierto y el navegador Chrome, que puede entregar AI a más lugares. El código abierto no es solo gratuito; es el acceso a una multitud más grande.

¿Qué podemos aceptar con todo esto? Dos cosas: la inteligencia artificial ya no está muy lejos de la tecnología, ya deja de ser un invento de exterminio de la humanidad derivado a la ciencia ficción filmográfica para volverse en algo que ya se está usando y lo usaremos a lo largo de la vida y puede que sea lo suficientemente pronto. Y aún más importante, es algo que puede ayudar a dirigir, pensando en los datos que recopila su empresa o en cómo esta poderosa tecnología de detección de patrones puede afectar los bienes y servicios de su organización.

En fin, todavía queda mucho por inventar tanto por la inteligencia del ser humano, como probablemente por la inteligencia artificial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s